PESAJ: ¿Por qué comemos Matsá?

0
3191
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir
Explicamos ayer que una de las tres Mitsvot de Pésaj es comer Matsá. La Matsá es un «pan» especial hecho a partir de una pasta plana sin levadura.
Ahora bien ¿por qué comemos Matsá en Pésaj?
Hay al menos dos razones. Una de ellas se menciona explícitamente en la Torá. La segunda razón, menos conocida, se menciona al principio de la Hagadá.

Comencemos por la segunda razón.

Durante muchos,  muchos años, cuando fuimos esclavos en Egipto, todos los días comíamos exclusivamente Matsá. Comíamos Matsá en el desayuno, en el almuerzo y en la cena. Matsá era la comida concebida por los crueles egipcios como el regimen ideal para los esclavos judíos. En primer lugar, porque la Matsá dura más que el pan normal en el estómago del esclavo. Y sobre todo porque la Matsá era el alimento más barato que se podía producir: todo lo que se necesita para preparar Matsá es harina y agua, dos de los elementos más baratos y abundantes en Egipto. Y por sobre todo está el factor tiempo y su efecto en los costos de producción:  mientras que para producir un pan normal es necesario dejar reposar la masa durante unos 15 a 20 minutos y sólo después de ese tiempo se coloca la esponjosa masa en el horno, para hacer la Matsá la masa se coloca directamente en el horno, sin esperar. En el cautiverio egipcio la elevación de la masa se omitía. Los esclavos judíos colocaban la masa chata en el horno porque tenían que trabajar para los egipcios sin pausa. Sus «patrones» no estaban dispuestos a perder 15 minutos de cientos de miles de esclavos judíos para dejar que la masa se elevara y los esclavos pudieran comer el sabroso pan…
Por eso es que, al principio de la Hagadá de Pésaj, decimos señalando la Matsá: ha lajma ‘aniya … Este es «el pan de la pobreza (en español antiguo dicen: «de la aflicción») que comían nuestros antepasados en Egipto»

El texto de la Torá enfatiza una razón diferente por la cual comemos Matsá. en el momento de nuestra salida de Egipto también comimos Matsá. ¿Por qué? Porque no dejamos Egipto progresivamente, durante el transcurso de unos días o unas semanas. Fuimos rescatados por HaShem precipitadamente (bejipazón), en una «operación Providencial» que duró sólo una noche. (Trate de visualizar la movilización de 3 millones de personas saliendo en una sola noche!). Y por mucho que anhelábamos tener nuestra primera comida normal con pan, al salir de Egipto, irónicamente, no hubo tiempo que perder en la preparación del pan para el viaje. Una vez más, no tuvimos esos 15 minutos extra para esperar a que la masa suba. Pero esta vez por una razón muy diferente. Teníamos que abandonar Egipto rápidamente, cargando las Matsot en nuestros hombros.

Esta vez el Matsá tenía un sabor diferente: el sabor de una libertad presurosa (=milagrosa).
Es así que la Matsá nos trae a la memoria dos cosas muy diferentes:  por un lado el alimento que consumimos como esclavos en Egipto. Y por el otro lado lo apresuradamente que tuvimos que escapar de nuestra esclavitud.

La Matsá representa tanto el dulce sabor de la libertad como la amargura de la esclavitud. Al comer Matsá celebramos nuestra libertad sin olvidar nuestro sufrimiento.