KETUBA (4ta Parte): La firma de la Ketubá

KETUBA (4ta Parte): La firma de la Ketubá

0 2965

עד שבא שמעון בן שטח ותיקן שיהא כותב לה : כל נכסי אחראין

לכתובה

כתובות פ”ב

Ayer, explicamos que la Ketubá es similar a un seguro de matrimonio. Lo que significa que en caso de disolución del matrimonio, la Ketubá establece la suma de dinero que el marido tiene que pagar a su esposa en carácter de indemnización. La función de la Ketubá, por lo tanto, es proteger a la mujer. Si no existiera la Ketubá, una mujer divorciada podría quedar sola y desprotegida (ese era el caso, por cierto, en la mayoría de las civilizaciones no judías hasta los tiempos modernos). La Ketubá asegura que esto no le sucedería a una mujer judía. Y al mismo tiempo, como los rabinos explicaron, la Ketubá sirve como un elemento disuasivo muy poderoso para para un marido no tome la decision impetuosa de divorciarse de su esposa. Sabiendo que si lo hace, tomará sobre sí una gran responsabilidad económica. Para reforzar aún más este punto, los rabinos hicieron una adición muy importante al texto de la Ketubá, como lo explicaremos a continuación.

Al principio la Ketubá era más que nada un “mohar”, un regalo o herencia que el marido le dejaba voluntariamente a su esposa. Esto creó una situación en la cual muchas mujeres se quedaban solteras, por miedo a que sus maridos las dejaran sin nada. Por eso, al final del texto de la Ketubá se agregan algunas cláusulas para que la Ketubá se pueda cobrar incluso en el caso que el marido no tenga los medios líquidos suficientes para cubrir el valor de la Ketubá. Así, el texto de la Ketubá menciona que si el marido no cuenta con el dinero para compensar a su mujer en caso de divorcio o fallecimiento, sus bienes serán confiscados y ejecutados por el Bet Din (la corte rabínica) para pagar el valor de la Ketubá a su ex-esposa o a su viuda. Esta cláusula fue establecida por Rab Shimon ben Shataj (120-40 aC). Rabbí Shimón fue acreditado con la formulación (o la reformulación) de la Ketubá (שבת טז שמעון בן שטח תיקן כתובה לאשה). En otras palabras, él hizo que la Ketubá se transformará en una deuda cobrable y no en un regalo voluntario o herencia.  El texto de la Ketubá, entonces, luego que calcula el importe total de la indemnización, menciona una larga lista de cláusulas que indican que todas las propiedades (bienes raíces o qarqa‘) y posesiones (bienes portátiles o metaltelim) están hipotecados a esta Ketubá. El novio se compromete a pagar por el Ketubá incluso con “la camisa que lleva sobre sus hombros”. El novio también se compromete a que la Ketubá sea vinculante para sus herederos (que podrían no ser necesariamente los hijos de su esposa), durante su vida y después de ésta.

Finalmente, la Ketubá es firmada por dos testigos. Pero antes de eso, la Ketubá es formal y legalmente aceptada por el marido a través de un procedimiento legal llamado qinyan. El qinyan se realiza como un trueque (qinyan sudar o jalifín), es decir, un intercambio por el cual bienes o servicios se intercambian por otros bienes o servicios. En este caso, el rabino que preside la boda le da al novio un elemento, normalmente un pañuelo, un bolígrafo o cualquier otro elemento excepto alimentos o monedas y el novio declara: “qibbalti ‘alay beqinyan …”, lo que significa, “Acepto formalmente sobre mí mismo … todas las obligaciones de la Ketubá”. Y entonces, levantando el elemento que recibió del Rabino, el novio adquiere ese elemento y a cambio cede los derechos de la Ketubá a su esposa.

Después de realizar el qinyan la Ketubá, que está escrita desde el punto de vista de los testigos, dice: VEQANINAN … “Y hemos adquirido (es decir, hemos presenciado el procedimiento de adquisición o qinyan) del novio …. a la novia … y damos fe de que todo es válido y confirmado (sharir veqayam) “. Estas últimas palabras son la fórmula rabínica para indicar que el documento ha terminado, por lo que nada más se puede añadir al texto de la Ketubá, excepto la firma de los dos testigos y del novio.

ARTÍCULOS SIMILARES