TAANIT ESTER: ¿Por qué ayunamos hoy?

0
2093

Hoy es un día de ayuno público, llamado Ta’anit Ester, el ayuno de Ester. Fue en un día como hoy, 13 de Adar,  que los judíos del Imperio Persa habían sido condenados a morir a manos de sus enemigos.

Cuando la reina Ester fue informada de este decreto que hubiera eliminado a todo el pueblo judío ח”ו, decidió interceder ante el Rey Ajashverosh y persuadirlo de revertir este edicto real. Pero la ejecución de su plan no era tan simple. Según el Rab Moshe Almosnino (Yede Moshe) Ester no sabía si Ajashverosh y Hamán pensaban igual, es decir, si los dos estaban ansiosos por llevar a cabo este genocidio, o si el Rey había sido engañado por Hamán al redactar ese terrible edicto. Ester, decidió entonces invitar al Rey junto con Hamán a un banquete (5: 4) para así obtener la información que necesitaba y actuar en consecuencia. Si ella descubría que Ajashverosh estaba en complicidad con Hamán, trataría de disuadir a Hamán. Y si descubría que Ajashverosh había sido engañado por Hamán, que fue lo que sucedió, entonces expondría a Hamán delante de Ajashverosh, con la esperanza de ganar el favor del Rey (Yedé Moshé sobre el pasuq 7:4).
Esta era sin duda una misión de alto riesgo.  Pero había un paso previo, algo más que Ester debía hacer, que era más arriesgado todavía.   Ester tenía que hablar con el Rey.  Probablemente pensemos que hablar con el rey era la parte más fácil, especialmente para la reina Ester, su esposa.  Pero en el palacio de Ajashverosh las cosas eran muy diferentes. Por ley, nadie podía acercarse al rey o pedir una audiencia con él: era la prerrogativa exclusiva del rey convocar a uno de sus súbditos. Ester no había sido llamada por el rey durante todo un mes  (4:11). Nadie, ni siquiera la reina, tenía el derecho a pedir una audiencia con el rey a menos que uno se atreviera a traspasar ilegalmente la zona de máxima seguridad del rey (החצר הפנימית) sin ser invitado, arriesgándose a ser ejecutado en el acto.  Me explico: los reyes persas tenían guardias apostados a los dos lados de su trono, armados con largas hachas, y listos para ejecutar en el acto a cualquier intruso que ingresara en el área de “máxima seguridad” para lo cual no necesitaban la autorización del rey.
Los emperadores persas estaban obsesionados con su seguridad personal, y con mucha razón. Ajashverosh mismo fue asesinado por uno de sus propios guardaespaldas, Artabano, en el año 465 antes de la era común. La ley persa (דת) establecía que cualquier persona que entrara en la zona de seguridad de Ajashverosh debía ser ejecutada inmediatamente (4:11), a menos que el propio rey detuviera a los verdugos y decidiera perdonar la vida del intruso, extendiendo su cetro en señal de indulto real. Ester sabía que este Rey ya había ordenado la ejecución de la reina anterior, Vashty (1:19) y que no dudaría en repetir ese acto. Ester temía por su vida. Pero sabía que no había otra opción. Nadie más que pudiera arriesgarse a acercarse al rey e intentar detener el genocidio del pueblo de Israel. Ester decidió arriesgar su vida (4:16) y embarcarse en su misión suicida.
Pero antes de aproximarse a la zona de máxima seguridad del rey, Ester pidió reunir a todos los Yehudim para que ayunen con ella y por ella ( צומו עלי 4:16), por el éxito de su misión. El ayuno, junto con la Tefilá, es lo que nuestra Torá y nuestros rabinos nos instruyeron hacer en circunstancias difíciles. A petición de Ester, cada judío ayunó durante tres días y rezó por el éxito de Ester.
Como todos sabemos, con la ayuda de HaShem, la “Misión Imposible” de Ester tuvo éxito. Y en recuerdo de esos días de ayuno (זכר לתענית שנתענו בימי המן), cuando los Yehudim oramos a HaShem por nuestra salvación milagrosa, observamos hoy el ayuno de Ester o “Ta’anit Ester”.
Por la noche, comienza la celebración de Purim, leemos la Meguilá, etc.
¿Quiénes están exento del Ayuno de Ester?
√ Los menores de edad: niños menores de 13 años y niñas menores de 12 años están completamente exentos de este ayuno.
√ Las mujeres embarazadas están exentas de este ayuno.
√ Las mujeres lactantes. En algunas comunidades Sefaradíes la tradición es que después de dar a luz las mujeres están exentas de ayunar durante 24 meses, incluso cuando ya no están amamantando a su bebé. En otras comunidades Sefaradies y en las comunidades Ashkenazies sólo se excusa de ayunar a las mujeres que están amamantando a sus bebés. Rab Obadiá Yosef z”l dice que durante dos años luego del parto, si la mujer se siente débil podrá no ayunar, aunque ya no esté amamantando a su bebé.  Consulte con el rabino de su comunidad.
√ Una persona que se siente mal, por ejemplo, con síntomas de gripe o fiebre, o una persona con una enfermedad crónica, como  diabetes, no debe ayunar.
√ Las personas mayores de edad deben consultar con sus médicos para determinar si el ayuno afectará su salud. En cuyo caso están exentos de ayunar.
√ El ayuno se observa desde el amanecer hasta el anochecer.
Vea aquí los horarios para su ciudad de residencia