IDIOMA HEBREO: Dime cómo te llamas y te diré tu contraseña…

0
4475
En hebreo, cada letra tiene un valor numérico, de acuerdo al orden en que esa letra aparece en el abecedario. ALEF es la primera letra del alfabeto, y su valor numérico es 1. BET, la segundo, es 2. YOD es la décima y su valor numérico es 10. La siguiente letra, KAF es 20, Lamed 30, etc. La letra numero 19 QOF, tiene el valor numérico de 100. La siguiente RESH 200, y la última letra del alfabeto hebreo, TAV, equivale a 400.
Esta simple técnica es conocida como GEMATARIA (o GEMATRIA, valor numérico de letras). La GEMATARIA es muchas veces utilizada por los Jajamim para asociar entre diferentes palabras con un valor numérico idéntico y establecer ciertas comparaciones ente las ideas que estas palabras sugieren. Por ejemplo, los Jajamim explicaron en la Gemará Makot:    תורה צוה לנו משה  “La Torá nos fue transmitida por Moshé…”, que la palabra Torá en GEMATARIA suma 611 (TAV=400, VAV=6, RESH=200 y HE= 5) y nos recuerda que de los 613 preceptos, 611 nos fueron entregados por Moshé y 2, los primeros dos mandamientos, que están escritos en la primera persona del singular, fueron trasmitidos directamente por HaShem.
En general, los Yehudim siempre usamos las letras para escribir números antes de que el moderno sistema de numeración (1,2,3) fuera establecido. El sistema de numeración por letras hebreas todavía está en uso. Por ejemplo, para la numeración de páginas o referencias en los libros judíos tradicionales, como Siddurim, etc. se usan letras. En la Gemará las páginas se reconocen por letras (la pagina KAF DALET= 24), los capítulos y versículos de la Torá también se referencian con letras, y no con números.  Un ejemplo más: el calendario hebreo se expresa con letras. Ahora estamos en el año 5776 que en hebreo es HE (5) TAV (400) SHIN (300) ‘AYIN (70) VAV (6) = התשע”ו.
Sugiero que los que deseen practicar el alfabeto hebreo y aprender el valor numérico de sus letras usen este método para construir sus contraseñas personales. En nuestros días necesitamos de contraseñas que puedan ser recordadas fácilmente y/o que sea simple recuperarlas cuando las hayamos olvidado.
La siguiente es una idea para crear contraseñas sólidas y seguras, mientras aprendemos o practicamos el abecedario hebreo:
1. Primero hay que reducir todas las letras a su valor mínimo, es decir, a un dígito, sin contar decenas ni centenas. Así, por ejemplo, aunque el valor numérico de la letra TAV sea 400, para nosotros será 4. Lo mismo pasará con la letra KAF, que en lugar de 20 será 2.
2. Una vez que entendimos este principio podemos proseguir a traducir a números nuestro nombre en hebreo.  Mi nombre hebreo es YOSEF. En hebreo son 4 letras YOD=10, VAV=6, SAMAJ= 60 y PE=80. De acuerdo a lo que explicamos anteriormente,  reducir el valor numérico de las letras a un sólo dígito, el valor numérico de YOSEF es entonces “1668”.   Si alguna vez me olvido del  número 1668, todo lo que tengo que hacer es volver a traducir a números mi nombre hebreo.
3. Hay varias combinaciones posibles para formular una clave secreta muy sólida.  Puedo escribir mi nombre hebreo en números 1668 y agregarle mi apellido en letras comunes. La contraseña 1668bitton o bitton1668 es sólida, difícil de olvidar y muy fácil de recuperar si la olvido.
4. Un ejemplo más con el nombre hebreo más popular que conozco: Daniel Cohen (tengo 7 amigos que se llaman Daniel Cohen!). “DANIEL” דניאל  DALET=4, NUN=50, YOD=10, ALEF=1, LAMED=30. “COHEN” כהן KAF=20, HE=5, NUN=50.   El nombre “Daniel Cohen” se puede escribir entonces “45113cohen” o “daniel255” o si queremos convertir el nombre y el apellido en números obtendríamos  45113255: 4 (DALET), 5 (NUN), 1 (YOD) 1 (ALEF) 3 (LAMED) 2 (KAF) 5 (HE) 5 (NUN).
Este sistema funciona sólo en un sentido: uno puede convertir su nombre hebreo en números y luego recordar fácilmente ese número. Pero no se podrá adivinar con facilidad que 1668 corresponde a  “Yosef”, o que 45113255 indica “Daniel Cohen”