Preparándonos para Yom Kippur

0
2858
Faltan muy pocos días para Yom Kippur, el día del perdón. En Yom Kippur no se puede improvisar. Hay que llegar preparado.  Ademas de saber los pormenores del ayuno (quién debe ayunar, quién no, y cómo se debe proceder cuando uno no ayuna, etc.), si queremos experimentar “El día del Perdón” tenemos que adentrarnos en el concepto de Teshuba.
De acuerdo a Maimónides, la Teshuba, que es el proceso de arrepentimiento, consiste en 3 o 4 (generalmente 4) pasos
1. Hakarat hajet. Reconocer que hemos actuado mal.  Debemos liberarnos de las excusas, del “Yo No fui”, de la transferencia de culpa (culpar de mis errores a todos menos a mí mismo) y aceptar que nos hemos equivocado. Que posiblemente hemos dañado a amigos, compañeros de trabajo, seres queridos, etc. Y que también, seguramente, hemos traicionado el pacto que como judíos tenemos con Di-s. Sin reconocimiento de nuestras faltas no hay arrepentimiento (ni perdón) posible.
2. Tiqún.  Reparación.  Si no hemos causado daños o perjuicios a ningún individuo, podemos pasar directamente al paso 3. Pero si somos más humanos que ángeles, y como tal, hemos actuado mal hacia otras personas (y no importa ahora si fue sin querer o queriendo, o si el otro lo merecía o no lo merecía) tenemos que hacer el mayor esfuerzo para reparar el daño que hemos causado. Ejemplos: si tomamos algo que no es nuestro, dinero u otros bienes materiales, debemos restituirlo. Si tenemos deudas personales, o donaciones pendientes de pago, debemos pagarlas YA. Si  dañamos a alguien con nuestras palabras: ofendiendo, hablando mal o  burlándonos de alguna persona, etc.  debemos armarnos de coraje y pedir perdón. Si no tenemos el suficiente valor para pedir perdón personalmente, tenemos que hacerlo aunque sea por teléfono. O en ultima instancia por email. Lo principal es que nuestras disculpas no sean a medias: que sean y se escuchen muy sinceras, y presentadas con humildad.  Esto es doloroso, pero necesario. Nuestros sabios afirman que si no reparamos lo que hicimos mal hacia otras personas, o si no pedimos perdón a quienes dañamos y ofendimos, no seremos perdonados por Di-s en Yom Kippur .
3. Viduy. Dentro del proceso de Teshubá, la Mitsvá más importante de Yom Kippur es el Viduy o confesión.  Durante el día de Kippur confesamos ante Di-s, en voz baja, todas las faltas que hemos cometido hacia Él o hacia otras personas.  Es muy importante tener en mente (o hacer una lista super privada) de las faltas que hemos cometido. De acuerdo a nuestros sabios, reconocer las faltas mentalmente es el primer paso de la Teshubá, que es lo que más o menos debemos hacer cuando escuchamos el Shofar en Rosh haShaná. Pero el reconocimiento definitivo sólo puede ser asumido cuando verbalizamos nuestras faltas. Al igual que la catarsis en sicoanálisis, sólo cuando somos capaces de articular con palabras lo que hemos hecho mal, podemos superar lo que hemos hecho mal. Es por eso que los sabios explicaron que todo lo que necesito para que HaShem me perdone las ofensas cometidas hacia Él (shabbat, kashrut, etc) es reconocerlas y articularlas. Hablaremos un poco más del Viduy B’H en los próximos días.
4. Azibat hajet. La prueba final de una Teshubá sincera es el cambio. Cambiar nuestra conducta, nuestros hábitos, mejorar los elementos negativos de nuestro carácter, etc. Este es el desafío final de Yom Kippur. Los Rabinos contemporáneos afirman que si podemos cambiar o mejorar aunque sea en una pequeña area de nuestra conducta o personalidad, y este cambio es firme y sólido, entonces Kippur y el proceso de Teshubá habrán sido un éxito. Aunque todavía me quede un largo camino por recorrer.  Recomendación:  hay que elegir un area a corregir que sea significativa pero también realizable, no inalcanzable.