BIRKAT HAGOMEL: ¿Qué son las bendiciones?

0
2787

ארבעה חייבים להודות: יורדי הים, הולכי מדבריות, ומי שהיה חולה ונתרפא, ומי שהיה חבוש בבית האסורים – ויצא.
(ברכות נד ע”ב)

Una “Berajá” es una declaración, una fórmula, a través de la cual bendecimos a Dios. En primer lugar, tenemos que aclarar lo que quiere “bendecir a Dios”.  Por lo general, es el individuo con más mérito o autoridad quien otorga la bendición al otro. ¿Qué significa entonces que nosotros “bendecimos” a Dios?

En Hebreo bendecir significa, en primer lugar,  declarar o reconocer Quien es la fuente y el origen de todo lo que tenemos (= de nuestras bendiciones). Por ejemplo: cuando decimos una bendición antes de comer una fruta  Baruj Atá Hashem … boré perí haets,  estamos diciendo, “Yo reconozco y declaro que TU eres el Creador de los frutos del árbol.”

Todas las berajot comparten la misma fórmula inicial: Baruj Atá HaShem … que en este contexto no significa “Bendito SEAS Tú, HaShem…” (como si le estuviéramos deseando a Dios que tenga algo que le falta, ח”ו), sino “Bendito ERES Tú, HaShem… “, en el sentido de “Tú eres la fuente, el origen  de ….todas las bendiciones.” (en hebreo   מקור הברכה)  .

Las “bendiciones” se recitan principalmente para tres funciones diferentes.

1. Birkot haNehenim, son las bendiciones que decimos antes de disfrutar de cualquier cosa material. Por ejemplo, antes de comer, beber, o disfrutar de un agradable aroma decimos una berajá, reconociendo que HaShem es la fuente de esta bendición material.

2. Birkot haMitsvot,  son las bendiciones que decimos antes de realizar uno de los mandamientos de la Torá. Por ejemplo, antes de que colocar la Mezuzá decimos Baruj… asher qiddeshanu bemitsvotav vetsivanu liqboa’ mezuzá. “Eres Tú Hashem quien nos santificó con Sus preceptos y Quien nos ordenó colocar la mezuzá en nuestras puertas.” En otras palabras, antes de ejecutar una Mitsvá declaro mi intención, y afirmo que la exclusiva razón de lo que estoy haciendo es mi lealtad hacia Sus preceptos.

3. Birkot haShebaj, son las bendiciones de alabanza. Utilizamos la misma fórmula, Baruj Atá HaShem para alabar a Boré Olam por la multitud de eventos y acontecimientos que conocemos del pasado o que nosotros mismos experimentamos en el presente.  Una vez más, a través de la Berajá, declaramos que  Hashem es el origen, la última causa de todos estos eventos. Ejemplo: Birkot Hashajar, las bendiciones que decimos cuando nos despertamos por la mañana pertenecen a esta categoría. Bendecimos a HaShem, por ejemplo, declarando que Él “…restaura la vida a los cuerpos sin vida”. En otras palabras, cuando nos despertamos por la mañana nos damos cuenta que nuestros cuerpos estuvieron pasivos e inertes mientras dormíamos (ver aquí en ingles), y ahora HaShem nos concedió nuestra alma de regreso .

Si bien técnicamente un berajá es una fórmula de declaración (para Maimónides, una “declaración jurada”) muchas, o probablemente la mayor parte de las bendiciones que recitamos, se pueden clasificar también como expresiones de aprecio y gratitud.

Hay una bendición en particular que es conocida como la bendición de gratitud por excelencia. Es la berajá “HaGomel”.

El próximo lunes, BH, vamos a explicar lo que decimos en esa hermosa berajá.