SHABBAT PROJECT: Apague su celular, y encienda las velas

0
2557

Noaj fue el padre de la tecnología moderna. No sólo porque  construyó la primera nave capaz de navegar los mares, sino también porque, según el Midrash, Noaj inventó la máquina de arar, es decir, el arado de hierro.

Como todos sabemos, este avance tecnológico, a pesar de sus muchas ventajas, no hizo que la sociedad pre-diluvio haya sido una sociedad mejor. Por el contrario. Esta nueva tecnología trajo destrucción. Una vez que los hombres aprendieron cómo trabajar el hierro, fueron capaces de producir armas mortales. La anarquía y la violencia (en hebreo bíblico “hamas”) se tornaron tan prevalentes que HaShem decidió recomenzar la civilización humana…

La tecnología moderna es realmente increíble. Entre ayer a la noche y esta mañana, mi esposa Coty y yo recibimos docenas de fotos digitales en nuestros correos electrónicos y whatsapps. Hemos visto con nuestros propios ojos, casi en tiempo real, cómo decenas de miles de mujeres judías, desde Argentina hasta Montreal, desde Australia hasta Shanghai, desde Sudáfrica hasta Rusia, literalmente en todo el mundo judío, preparaban sus JALOT para este Shabbat tan especial.

La tecnología es increíble. No puedo dejar de pensar que el éxito de este extraordinario Shabbat Project internacional, iniciado por el distinguido Gran Rabino de Sudáfrica, el rabino Warren Goldstein, fue en parte posible gracias a Facebook, Whatsapp, y Youtube, que ayudaron a que la idea de observar un Shabbat todos juntos se transforme en una idea “viral”. La misma tecnología que tanto se utiliza para cosas negativas (ultra-materialismo, odio, violencia y promiscuidad) fue utilizada estas semanas por el pueblo judío para difundir y promover la observancia Global del Shabbat.

Pero hay más que eso. La administración positiva de la tecnología moderna no depende sólo de promover los contenidos correctos. Nosotros los judíos tenemos una herramienta secreta que nos protege contra los efectos-secundarios negativos de la tecnología (sobre todo, de su dependencia): “El Shabat”.

Me voy a explicar. Piense por ejemplo en los smartphones. La tecnología celular se ha convertido en algo peligrosamente adictivo. En las escuelas, los profesores y los educadores no tienen la menor  idea de cómo evitar que los estudiantes se distraigan de forma permanente con sus teléfonos celulares. Los padres ven con impotencia cómo sus niños pequeños prefieren tomar en sus manitos los iphones y ipads, en lugar de las manos de sus mayores. “La ansiedad de la separación” (separation anxiety) un concepto que se solía usar en psicología  para definir la angustia que sufren los niños cuando se separan de sus padres, define hoy el trauma de los adolescentes cuando se separan accidentalmente de sus celulares! Nadie sabe cómo evitar esta dependencia  tecnologica.

Parte de la experiencia de este Shabbat es que millones de teléfonos móviles se desactivarán este viernes a la tarde. Millones de judíos descubrirán (o re-descubrirán) que cuando entramos en el modo de Shabbat, adquirimos “el poder de la desconexión”.  Probablemente, el poder más importante que uno puede poseer en nuestros días.

Este sábado por la noche, no esperen que les lleguen miles de fotos de las hermosas cenas de Shabbat que este viernes al a noche se celebraran en los hogares judíos alrededor del mundo. Los aromas de este Shabbat, las imágenes de millones de familias en todo el mundo con sus invitados alrededor de la mesas de Shabbat, los sentimientos de felicidad de saber que AM ISRAEL está observando un Shabbat en conjunto, todas estas imágenes estarán muy por encima del poder de un simple video de youtube. Estas memorias serán inmortalizados por nuestros corazones y serán atesoradas por nuestro Creador, como un gran mérito (zekhut) para nuestra generación y para todos los que hicieron este Shabbat Project posible.

Este viernes, antes de la puesta del sol, digale adiós a su teléfono celular; encienda las velas, y capture con los 94,5 Megapixels de sus ojos cada imagen de lo que promete ser uno de los  Shabbatot más memorable de la historia judía moderna.

SHABBAT SHALOM!!