El 15 de AB: Del duelo a la celebración

0
2481
En el tratado Talmúdico Ta’anit Raban Shimon ben Gamliel dice: “No hubieron días mas felices para el pueblo de Israel que el 15 de Ab y Yom Hakippurim, ya que en esos días las muchachas solteras de Jerusalem salían vestidas de blanco a danzar en los viñedos. Le decían a los jóvenes solteros: ‘considera a quién elegirás (para que sea tu esposa)'”. La Gemará relata que algunos jóvenes se inclinaban por las mujeres más virtuosas, otros por las más bonitas y otros por las de buenas familias.    Muchas parejas judías se formaban en le día 15 de Ab.
Para explicar por qué este día fue elegido para un evento tan alegre, el Talmud menciona los acontecimientos que sucedieron el 15 de Ab largo de la historia judía.

Entre ellos:

1. Cuando el pueblo de Israel se manifestó en contra de entrar a la tierra de Israel, todos aquellas personas mayores de 20 años fueron condenados a morir en el desierto. Cuarenta años más tarde, el 15 de Ab, este decreto fue cancelado.
2. Con el fin de asegurar la división ordenada de la Tierra de Israel entre las doce tribus de Israel (que estaban establecidas como en doce provincias) se prohibieron temporariamente los matrimonios entre miembros de diferentes tribus. Una mujer que había heredado la tierra de su padre en el territorio de Yehudá, por ejemplo, tenía prohibido casarse fuera de su tribu, por ejemplo con una persona de la tribu de Binyamin. Ya que ésto provocaría la transferencia de tierras de Yehudá a Binyamin (Bamidbar, Capítulo 36). Estas restricciones fueron levantadas el 15 de Ab, cuando se permitieron los matrimonios entre diferentes tribus.
3. El 15 de Ab fue también el día en el que fue readmitida la tribu de Binyamin al seno de Am Israel. Sus miembros habían sido excomulgados por su comportamiento en el terrible episodio de la “concubina de Giv’ah” (Jueces 19-21) que estremeció a la comunidad de Israel.
4. En el año 138 de la era común, los romanos permitieron el entierro de los judíos asesinados en la revuelta de Bar Kojbá. Después de que los romanos destruyeran el Segundo Templo , el emperador Adriano cambió el nombre de Israel a Palestina, para borrar definitivamente el nombre de Israel, y planeaba transformar Jerusalem en una ciudad completamente pagana. Su intención era dedicar un santuario al dios romano Júpiter en el sitio del Bet haMiqdash. Esto llevó a la revuelta de Bar Kojba, cuyo ejército logró contener a los romanos de Israel y establecer, por un breve período, un estado judío independiente. Fue necesario un gran número de tropas romanas para aplastar la revuelta. Bar Kojbá se replegó a la ciudad de Betar, situada al suroeste de Jerusalem. Se estima que cerca de 400.000 judíos vivían en ese entonces en Betar, y todos fueron masacrados “hasta que su sangre llegó hasta el mar Mediterráneo.” Como castigo adicional, los romanos no permitieron que los cuerpos de los judíos asesinados fueran enterrados. Según la tradición judía los cuerpos no se descompusieron y tres años más tarde,  el 15 de Ab, se permitió enterrar los cadáveres.