YOM HAATZMAUT

0
2522

La Tora predijo que el pueblo judío sería exiliado por todos los rincones del planeta (Deut. 29) y también anticipó que el pueblo judío volvería a la tierra de Israel (Deut. 30). El profeta Yesha’yahu elaboró con palabras proféticas y poéticas cómo se llevará a cabo el regreso del pueblo judío a su tierra.

Dirigiéndose a la Tierra de Israel , dijo : (60:4 ) “Tus hijos vendrán desde lejanas tierras; y tus hijas, cargadas sobre los hombros [de sus padres]…” . En ese contexto también dijo: “habrá quienes volarán [a Israel ] como las nubes, y otros que volaran [a Israel] como palomas a sus nidos ” .

El Rab Simja Kook , rabino principal de Rehovot, me explicó por qué Yesha’yahu usó en su profecía la idea de nubes y palomas. Las nubes y las palomas representan dos extremos opuestos en términos de movimiento. Las nubes no controlan sus movimientos. Las nubes son movidas por los vientos. Por otro lado, las palomas, tienen un sentido de ubicación extraordinario, un GPS biológico. Un instinto que les permite regresar a su nido desde cualquier lugar del mundo, aún cuando se encuentren a miles de kilómetros de distancia de éste. Por eso, durante miles de años, para enviar mensajes de un lugar a otro se usaban palomas mensajeras. Cuando alguien viajaba de A a B, llevaba consigo palomas criadas en A. Sin importar lo lejos que estuviera B, las palomas siempre encontrarían la forma de regresar a su nido. Contra viento y marea.

Ahora podemos comprender mejor lo que Yesha’yahu haNabi estaba diciendo. Cuando el pueblo de Israel regrese a su tierra, habrá judíos que, como las nubes, volverán a Israel movidos por vientos. Hay vientos políticos, financieros, vientos de persecución, etc. Vientos divinos que traerán a estos Yehudim de regreso a su tierra . Y habrá otros judíos que, como las palomas mensajeras, vendrán de lejos impulsados por sus instintos, sintiendo que al volar hacia Israel estarían regresando a a su casa, a su nido. Mientras que las nubes son empujadas por los vientos, las palomas, para llegar a su nido, a veces tienen que volar contra el viento.

Eventualmente, BH, todos los Yehudim regresaremos a Israel. Si no lo hacemos nosotros, lo harán nuestros hijos o nietos. Todos vamos a reunirnos en la tierra de Israel. Pero debemos elegir cómo queremos llegar allí: como nubes o palomas.

La Tora predijo que el pueblo judío sería exiliado por todos los rincones del planeta (Deut. 29) y también anticipó que el pueblo judío volvería a la tierra de Israel (Deut. 30). El profeta Yesha’yahu elaboró con palabras proféticas y poéticas cómo se llevará a cabo el regreso del pueblo judío a su tierra.

Dirigiéndose a la Tierra de Israel , dijo : (60:4 ) “Tus hijos vendrán desde lejanas tierras; y tus hijas, cargadas sobre los hombros [de sus padres]…” . En ese contexto también dijo: “habrá quienes volarán [a Israel ] como las nubes, y otros que volaran [a Israel] como palomas a sus nidos ” .

El Rab Simja Kook , rabino principal de Rehovot, me explicó por qué Yesha’yahu usó en su profecía la idea de nubes y palomas. Las nubes y las palomas representan dos extremos opuestos en términos de movimiento. Las nubes no controlan sus movimientos. Las nubes son movidas por los vientos. Por otro lado, las palomas, tienen un sentido de ubicación extraordinario, un GPS biológico. Un instinto que les permite regresar a su nido desde cualquier lugar del mundo, aún cuando se encuentren a miles de kilómetros de distancia de éste. Por eso, durante miles de años, para enviar mensajes de un lugar a otro se usaban palomas mensajeras. Cuando alguien viajaba de A a B, llevaba consigo palomas criadas en A. Sin importar lo lejos que estuviera B, las palomas siempre encontrarían la forma de regresar a su nido. Contra viento y marea.

Ahora podemos comprender mejor lo que Yesha’yahu haNabi estaba diciendo. Cuando el pueblo de Israel regrese a su tierra, habrá judíos que, como las nubes, volverán a Israel movidos por vientos. Hay vientos políticos, financieros, vientos de persecución, etc. Vientos divinos que traerán a estos Yehudim de regreso a su tierra . Y habrá otros judíos que, como las palomas mensajeras, vendrán de lejos impulsados por sus instintos, sintiendo que al volar hacia Israel estarían regresando a a su casa, a su nido. Mientras que las nubes son empujadas por los vientos, las palomas, para llegar a su nido, a veces tienen que volar contra el viento.

Eventualmente, BH, todos los Yehudim regresaremos a Israel. Si no lo hacemos nosotros, lo harán nuestros hijos o nietos. Todos vamos a reunirnos en la tierra de Israel. Pero debemos elegir cómo queremos llegar allí: como nubes o palomas.