Rezar ¿En hebreo o en español?

0
439
Previamente hablamos de la importancia de comprender lo que decimos cuando rezamos. Explicamos que las palabras de la Tefilá (plegaria judía) no fueron formuladas para ser “pronunciadas” como si fueran palabras mágicas, sino para ser “asimiladas” por nuestro intelecto y nuestro corazón, y que así moldeen nuestra personalidad y nos ayuden a estar más cerca de HaShem, sentir Su Presencia, confiar más en Él, etc.
Y obviamente, para que esto ocurra es esencial entender lo que estamos diciendo.
Ahora bien, muchas persona se preguntan: si todo el efecto espiritual de la Tefilá depende de entender lo que decimos, ¿por qué decimos la Tefilá en hebreo? ¿Por qué no decirla mejor en el idioma que uno entiende?
La respuesta a esta importante pregunta requiere una explicación un poco más elaborada que lo usual. .
LOS SABIOS LO PERMITIERON. Los Sabios del Talmud permitieron y hasta sugirieron que uno rece en el idioma que comprende. ¿Y saben de donde aprendieron esta idea? Nada menos que de la primera palabra del Shema Israel. En hebreo, como en castellano, hay dos palabras con un significado muy parecido que describen la cualidad auditiva.  Una es lishmoa’(escuchar) y la otra leha-azin (oír). La diferencia entre “oír” y “escuchar” es la atención. “Escuchar”, implica prestar atención.“Oír” no requiere atención y hasta puede ser involuntario. Yo puedo estar escuchando música, e involuntariamente, oír ruidos molestos.
En hebreo es muy parecido: lishmoa’ (escuchar) además de “atención” también incluye “entendimiento” (y “obediencia”, pero eso es para otro día…). Una buena traducción no-literal de la primera palabra del Shema Israel sería: “Debemos saber/comprender que… HaShem es nuestro Dios, HaShem es uno”.  Los Sabios de la Guemará dijeron que al usar esta palabra “shema’” la Torá nos está exigiendo comprender lo que las palabras dicen: שמע, בכל לשון שאתה שומע.  Por lo tanto, debo decir este texto, y por extensión todo texto de las plegarias, en una lengua que yo comprenda.
LA COSTUMBRE: De todas maneras, la idea de decir la Tefilá en el idioma local siempre se llevó a cabo de manera individual y no pública. Es decir, las comunidades judías tradicionales nunca (que yo sepa) se recitó la Tefilá en el idioma local. Sin embargo, muchas personas leen y recitan distintas partes de la Tefilá en el idioma que comprenden.   Creo que la razón principal de esta costumbre tiene que ver con la necesidad de conservar nuestro idioma Hebreo, que es un elemento fundamental de nuestra identidad judía. Me explico. Imaginemos que cada comunidad judía del mundo recitara toda la Tefilá en el idioma local. ¿Qué pasaría cuando un judío de Latinoamérica va de vista a Europa? ¿Como se sentiría en una sinagoga de Francia, Rusia o Alemania?  Lamentablemente, ya estamos divididos en Sefaradim, Ashkenazim, Jasidim, y muchos, muchos grupos y sub-grupos más más. El idioma hebreo, el idioma de la Torá, es uno de los elementos fundamentales que nos une, que nos ayuda (o nos fuerza) a tener una identidad judía universal. Esto lo podemos apreciar hoy, que viajamos tanto, mucho mejor que en el pasado. Gracias a que conservamos el idioma hebreo en las Tefilot publicas, no importa a que sinagoga del mundo uno vaya, si uno sabe hebreo ¡siempre se va a sentir como si estuviera en su propia sinagoga!  Si uno sabe hebreo, podrá participar activamente de la actividad religiosa comunitaria. Mantener una misma lengua, el idioma hebreo, para recitar la Tefilá nos ha ayudado probablemente más de lo que creemos, a mantenernos unidos como un mismo pueblo.
MI SUGERENCIA: Si bien, como dijimos, uno puede decir la Tefilá individualmente en el idioma que uno comprende, pienso que esto debe ser sólo una situación temporaria.   Si uno no sabe leer hebreo, podría leer en castellano mientras aprende a leer hebreo. Y una vez que uno sabe leer hebreo, creo que lo mejor sería usar un Siddur (libro de oraciones) con traducción linear (pregúntale a tu Rabino sobre las diferentes opciones). El sistema de traducción linear, que se puede apreciar en la foto de arriba, le permite a uno recitar la Tefilá en hebreo, y leer —en silencio y virtualmente al mismo tiempo—la traducción de lo que está diciendo.
Mañana BH voy a presentar una razón más por la que creo que debemos hacer todo el esfuerzo posible por decir la Tefilá, incluso individualmente, en hebreo, el idioma de Abraham, Itsjaq y Yaaqob.
(Continuará….)